Estación RN50

Bienvenidos al sitio Web de la Estación RN50 del Sistema Internacional de Vigilancia (IMS) de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, situada en la Ciudad de Panamá. Específicamente, en el Campus Central de la Universidad de Panamá.

Bienvenidos al sitio Web de la Estación RN50 del Sistema Internacional de Vigilancia (IMS) de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, situada en la Ciudad de Panamá. Específicamente, en el Campus Central de la Universidad de Panamá.

Bienvenidos al sitio Web de la Estación RN50 del Sistema Internacional de Vigilancia (IMS) de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, situada en la Ciudad de Panamá. Específicamente, en el Campus Central de la Universidad de Panamá.

Bienvenidos al sitio Web de la Estación RN50 del Sistema Internacional de Vigilancia (IMS) de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, situada en la Ciudad de Panamá. Específicamente, en el Campus Central de la Universidad de Panamá.

Bienvenidos al sitio Web de la Estación RN50 del Sistema Internacional de Vigilancia (IMS) de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, situada en la Ciudad de Panamá. Específicamente, en el Campus Central de la Universidad de Panamá.

Bienvenidos al sitio Web de la Estación RN50 del Sistema Internacional de Vigilancia (IMS) de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, situada en la Ciudad de Panamá. Específicamente, en el Campus Central de la Universidad de Panamá.

Poema

6 DE AGOSTO DE 1945

Dimas Lidio Pitty 

 

A los defensores de la vida

y de la paz en el mundo.

 

Un destello en el alba de Hiroshima

genera ondas de muerte, 

hasta más allá del horizonte

y de los años.

 

De seres y muros calcinados,

vueltos nada en un segundo, 

solamente quedan

sombras en el aire,

recuerdos, 

vacío, 

silencio.

 

¿Por qué el hombre oscurece el día

con hongos de ceniza y humo, 

borra el pasado, 

nubla el porvenir 

y cancela toda esperanza?

 

Sesenta años después, 

la pregunta y el peligro están vigentes: 

¿Podrá el hombre dejar atrás la bestia 

y no ser más enemigo de sí mismo?

 

Ojalá no tarde demasiado

la respuesta que anhelamos. 

 

Potrerillos, 6 de agosto de 2005